Un inocente Lobo
que tomó la mala decisión de confiarle su patrimonio a 3 cochinitos sin antes hacer un contrato...
mostrarón sus verdaderas caras
El lobo soplo, grito y la paciencia perdió
Pero con esto nada consiguió Pues rentar su patrimonio sin un contrato nunca debió